A 111 años de su construcción, se dan cuenta de “error” en el reloj municipal.

0
3562


HUNUCMÁ, Yucatán, 31 de octubre.- Hace unos días circuló en redes sociales, una publicación bastante peculiar y que llamó la atención de los hunucmenses (de algunos claro), en la que se criticaba de manera burlesca la forma en la que estaba escrito el 4 en el reloj municipal.

Enseguida quienes andan todo el día en el “feis”, vieron leña para cortar, y comenzar a burlar a las autoridades en turno, por ese garrafal “error”.

Lo que los amantes del tren del mame no sabían, y ojo, ni siquiera se tomaron la molestia de “indagar”, (me imagino que por eso de la falta de datos), era de quien estaba en lo correcto.

El 4 en el reloj municipal, ubicado en el ex mercado de artesanías, sobre la calle 29, está representado con palitos, sí, -IIII-, así mero, pero, ¡No puede ser!, en la escuela nos enseñaron, (para los que fueron) que el 4 en números romanos se escribe IV, entonces si en el reloj pusieron IIII, “pues que pendejos”, dijeron en feis.

Los amantes del debate en redes, sostienen, hasta ahora, que el error es una burla para la razón humana, incluso piden que se corrija de manera inmediata, situación que vinieron a detectar en pleno 2017 a unos 111 años de su construcción, que data de 1906 a escasos 4 años de la Revolución Mexicana.

Tenemos que “Ler” ya lo dijo nuestro Secretario de Educación, y con el acceso a internet en todas partes, mínimo una “miradita” al “gugle”, para asegurarnos de que nuestros comentarios no acabarán siendo motivo de risa para nuestros seguidores.

Según el Instituto Británico de Relojería, la simetría es uno de los motivos por el cual muchos relojes importantes del mundo, tienen representado al 4 con “palitos”, ya que de esta manera tiene una mejor vista, entendiendo que es mera estética la razón.

Otra de las posibles razones podría ser es que al parecer en el siglo XIV, el Rey Carlos V de Francia reprendió a un relojero por haber colocado el IV, ya que el monarca sostenía que era IIII, lo que acabó siendo acatado por los relojeros de la época para no tener problemas.

El mudo testigo del crecimiento de Hunucmá por más de 100 años, acaba de cumplir 111 años, al parecer llegó de Londres, tal como lo indica una de las campanas que aún le existen en la parte de arriba, que tiene la leyenda, “J. Warner & Sons, Londres 1906.

Sin falta de mantenimiento, con fallas constantes y con un saqueo de piezas a lo largo de los años, este gigante de concreto aun sigue siendo referente para todos los habitantes y visitantes de Hunucmá, no le agreguemos más, criticando sin fundamento y desprestigiando un gran trabajo de la relojería londinense. El Rey Carlos V cuando corrigió al relojero, le dijo “Yo nunca me equivoco”, qué sería del Rey si hubiese tenido “feis”.

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here