Primer estallido de violencia en Chumyá.

0
96

HUNUCMÁ, Yucatán, 6 de abril.- La declaración del comisario ejidal, Víctor Manuel Canul Gómez, dada a conocer en nuestra edición de este miércoles, quien advirtió que se está al borde de la violencia en tierras del ejido de “Chumyá”, debido a que grupos de desconocidos, que portan armas de fuego y que viajan a bordo de vehículos no identificados, que se aparecen al amparo de la oscuridad, para intimidar a los campesinos que cuidan del lugar, parece comprobarse con los hechos registrados esta madrugada.

El ex agente de policía, Arturo Oswaldo Cuéllar Solís, de 25 años, denunció poco antes de las 2:30 de la madrugada, en la Agencia 26 de la Fiscalía General del Estado, con sede en esta ciudad, que una hora antes fue golpeado y baleado con todo y su vehículo, cuando cruzaba por la carretera federal Mérida-Tetiz, cerca del puente, por un grupo de vándalos encabezados por Víctor Manuel Chuc Keb (a) “Pino Loco”.

Chuc Keb y el grupo de personas a las que se refirió el quejoso, están contratadas por la autoridad ejidal, para que junto con algunos campesinos, cuiden de las instalaciones para la cría de carneros, que promueven en tierras del ejido de “Chumyá”, donde, según los ejidatarios, han desaparecido varios de esos animales en un período de dos semanas.

Cabe mencionar que esa superficie de tierras está en disputa, entre la autoridad ejidal y el empresario Armando Ceballos Chávez, quien asegura que le pertenecen. Antes, hace unas semanas, dicho empresario trajo a “Chumyá” a medio centenar de sujetos que se introdujeron al lugar armados con machetes, junto con una grúa y varios vehículos que aparentan haber sido sacados de un corralón.

Estos individuos fueron desalojados por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y de la Policía Municipal, la misma noche que llegaron. Los carros viejos, entre ellos la caja de un tráiler y la grúa, fueron detenidos por los campesinos y trasladados a un espacio ubicado junto a la antigua raspadora de henequén de Sampol, al oriente de esta ciudad, a disposición de la FGE.

El quejoso Cuéllar Solís, quien la misma madrugada de este miércoles fue checado por una doctora del Servicio Médico Legista; manifestó su inconformidad, porque en la Policía Municipal, lo mismo que en la FGE, los agentes municipales y de la Policía Judicial, según dijo, no le prestaron apoyo a esa hora, sobre todo para recuperar su vehículo.

Entonces se comunicó con un teléfono celular, a la UMIPOL de la SSP, pidiendo que atendieran su llamada de auxilio. A las 4:30 de la madrugada arribó al lugar la unidad 1879 de la Secretaría de Seguridad Pública, al mando del comandante Ángel Chulim, quien recabó la información del caso.

Casi al amanecer, los uniformados de la Policía Estatal, junto con el Comandante “Coyote” de la Policía Municipal, llegaron a “Chumyá”, donde platicaron con Chuc Keb; quien a esa hora estaba vigilando los alrededores.

Esta persona que cargaba un rifle en la espalda y tenía cubierto el rostro, porque según dijo que hacía frío durante la madrugada, aseguró que el rifle que tiene solo dispara “copitas”.

Al mismo tiempo pidió a las autoridades entrar a las instalaciones, junto con el reportero, para verificar la motocicleta que según él, dejó abandonada Cuéllar Solís en su huida, después de derrapar, luego que fue rescatado por un grupo de sus amigos, que viajaban a bordo de una camioneta gris, que no tenía placas.

La moto estaba tirada en el suelo polvoriento, entre una caseta y los corrales donde crían los carneros. Los mismos uniformados constataron que la unidad no tenía ningún daño parecido al impacto de un proyectil.

También verificaron que el neumático trasero tenía poco aire y todo lo demás se veía en buenas condiciones.

Por cierto Cuéllar Solís asentó en su declaración, que la llanta de su motocicleta sufrió una ponchadura; que trabaja en la construcción de la nueva fábrica de cerveza y que un amigo lo fue a rescatar cuando venía caminando sobre la carretera, pero no logró convencer a las autoridades, que hacía a esa hora por ese lugar.

El “Pino Loco”, quien dijo ser ejidatario e hijo de campesinos con derechos agrarios, quien al parecer coordina y vigila las tierras de “Chumyá”, mostró a los agentes de la SSP y al comandante “Coyote” de la Policía de Hunucmá, las huellas de la llanta de la motocicleta que quedaron marcados en el suelo de un camino localizado en el interior de dichas tierras, lo que comprueba, según él, que el grupo de Cuéllar Solís, vinieron para cometer desmanes.

Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here